miércoles, 26 de junio de 2013

Lunes - Estopa


Nothing's gonna change my love for you - Glenn Medeiros


Vivir así es morir de amor - Camilo Sesto


Ho Hey - The Lumineers


No mires a los ojos de la gente - Golpes bajos


Prelude: Song of the Gulls/Island - King Crimson

Sueño que le gano
A la feroz soledad
Que siempre que cantamos
Espantamos la muerte
Que dura mi alegría
Y este instante
Con tu risa y con tu voz
Para siempre.

Sueño que más veces volveré
De las que marcharé
Que cada día nacen más
Que juegan por jugar
Que nadie puede encadenar
Mi sueño de volar
Y que a punto de caer
De nuevo repito el intento
De gritarle a los vientos
Que no existen los sueños
Imposibles de soñar.



jueves, 13 de junio de 2013

No, corazón, no te hundas - Vicente Gaos



No, corazón, no te hundas

No, corazón, no te hundas.
Y vosotros, ojos, no queráis cerraos en llanto.
La vida es mucho más larga, mucho más grande de lo que ahora
supones, mucho más magnánima.
¿Te atreverás a decirle que te debe algo?
Eres tú quien se lo debes todo.
Y aún tendrás que deberle muchas cosas hasta que te mueras,
y la muerte misma es un deber que tienes hacia la vida.
Agradece al tiempo que, mucho más sabio que tú, no apresure tus
horas de dolor ni se demore en tus momentos de dicha,
sino que te los mida con la misma igualdad, con la misma ecuanimidad
generosa.
Agradece al sol que siga saliendo puntualmente, ajeno por completo a
ponerse
al compás febril de tu pulso.
Te quejas. Dices que sufres.
Dices que no puedes más.
Aún volverás a sufrir, y a amar, y a sufrir de nuevo,
y a gozar otra vez, y otra y otra.
Sólo morirás una vez, eso es lo único que no podrá repetirse,
pero la vida es una continua repetición.
Te ha de dar todavía muchas ocasiones de equivocarte,
 y tú has de llegar aún a acertar con el buen momento,
que el mundo te ha de volver a brindar como te lo ha brindado
ya tantas veces.
¿Dices que estás solo?
No es mirándote al espejo como encontrarás compañía.
Coge el primer objeto que esté a tu alcance,
un vaso, una flor, o simplemente el periódico.
Acarícialos, acarícialos.
Levanta la vista, tiéndela alrededor tuyo.
Sí, es verdad que no puedes ver los ojos que tú amas tanto.
Por hermosos que sean no podrán compararse nunca con las estrellas
(a pesar de los poetas románticos)
Habla, habla, pero no contigo.
Déjate de soliloquios y silogismos y sentimentales monólogos.
Habla con el cartero, con el conductor del tranvía
(aunque esté prohibido);
habla con el niño que está jugando en la acera,
vete a beber unas copas con el primer borracho de la esquina.
¿Creías que el mundo termina donde tu acabas?
Tú eres ya no fin, pero ni siquiera comienzo de ninguna cosa.
No eres comienzo ni de ti mismo.
¿Recuerdas a tu madre?
No la compadezcas: ya murió, ya vivió, ya sufrió y gozó todo aquello
que le tocó en suerte.
Tú tienes todavía la de vivir, la de seguir vivo.
No tengas ninguna prisa en morirte.
No te esfuerces en buscar lo único que posees seguro.

-Vicente Gaos-

9 de mayo de 2013

Como no me vas a querer - Jairo Aníbal Niño



COMO NO ME VAS A QUERER

Como no me vas a querer
Si soy un bombero heroico
Que acaba de salvar un gato
Al que se le incendiaban
Seis de sus siete vidas.

Como no me vas a querer
Si soy el capitán de la nave
Que se posa suavemente
En una América del sur
De un planeta lejano.

Como no me vas a querer
Si acabo de ganar
-Por amplio margen-
La vuelta a Colombia en bicicleta
Y el Tour de Francia,

Y definitivamente,
Como no me vas a querer
Si soy capaz de soñar todos los sueños,
Incluso el más lindo de todos:
Soñar que tú me amas.

-Jairo Aníbal Niño-

6 de mayo de 2013


Por encima del hombre solo el cielo -José Martí-



Contra la razón augusta, nada. Sobre el deber de dar empleo a las fuerzas que puso en la mente la naturaleza, nada. Ni rey sobre el derecho político, ni rey sobre la conciencia. Por encima del hombre solo el cielo
-José Martí-

25 de abril de 2013

Manuscrito encontrado en Accra -Paulo Coelho-



"Perder una batalla o perder todo lo que pensamos poseer, nos entristece. Pero cuando pasa ese momento, descubrimos la fuerza desconocida que existe en cada uno de nosotros, la fuerza que nos sorprende y hace que nos respetemos más a nosotros mismos.
Miramos a nuestro alrededor y nos decimos: -He sobrevivido-. Y nos alegramos con nuestras palabras. 
Solo los que no reconocen esa fuerza dicen: -Me han derrotado-. Y se entristecen.
Otros, a pesar del sufrimiento por haber perdido y humillados por las historias que los vencedores cuentan de ellos, se permiten derramar algunas lágrimas, pero nunca sienten pena de sí mismos. Saben que el combate solo se ha interrumpido y que, por el momento, están en desventaja.
Escuchan los latidos de su propio corazón. Notan que están tensos. Que tienen miedo. Hacen balance de su vida y descubren que, pese al terror que sienten, la fe sigue iluminando su alma y empujándolos hacia adelante.
Intentan averiguar en qué se equivocaron y en qué acertaron. Aprovechan que han caído para descansar, curar las heridas, descubrir nuevas estrategias y prepararse mejor. 
Y llega un día en el que un nuevo combate llama a su puerta. El miedo sigue ahí, pero tienen que actuar, o permanecerán para siempre tirados en el suelo. Se levantan y se enfrentan al adversario, recordando el sufrimiento que vivieron y que no quieren volver a vivir.
La derrota anterior los obliga a vencer esta vez, ya que no quieren sufrir otra vez el mismo dolor.
Y si la victoria no llega esta vez, llegará la próxima. Y, si no la próxima, será la siguiente. Lo peor no es caer; es quedarse tirado en el suelo.
Solo es derrotado el que desiste. Todos los demás saldrán victoriosos.
Y llegará el día en que los momentos difíciles serán solo historias que contarán, orgullosos, a aquellos que quieran escuchar. Y todos los oirán con respeto y aprenderán tres cosas importantes:
A tener paciencia para esperar el momento justo de actuar.
Sabiduría para no dejar escapar la siguiente oportunidad.
Y orgullo de sus cicatrices".

23 de abril de 2013




lunes, 3 de junio de 2013

Solo el amor nos salvará


De repente y sin avisar, como casi todo en esta vida, algo ha cambiado en mí. Siento que formo parte de un todo. No un todo llamado sociedad, ni siquiera orden mundial. Es algo que va mucho más allá. La sensación de que cada cosa, cada persona, cada animal, cada piedra, e incluso cada palabra están en sincronía. Que todo tiene una razón de ser, aunque nadie nos explique cuál es. Que podemos convertir lo feo en bonito, lo duro en llevadero y que el sufrimiento es necesario en nuestro camino hacia la comprensión. Incluso el dolor está en sincronía con el dolor ajeno, porque nada es ajeno. Todo está ahí para que lo compartamos y nos ayudemos unos a otros.
Siempre he dudado de que mis palabras sirvieran para algo. Ahora sé que sirven. Normalmente me sorprendo a mí misma porque no sé de dónde vienen, no sé cómo sé lo que sé, pero ahí está y se manifiesta como si cada letra tuviera vida propia.
El otro día, cuando escribí El sonido del vacío, tuve la sensación de estar metida en un mundo desconocido -porque mis clases de música están, o eso pensaba, más que olvidadísimas- pero donde mis sentimientos estaban en armonía con algo que no puedo entender. Normalmente la "inspiración" suele llegarme antes de caer en el sueño o clavada en mi mente al despertar. Y es porque, en realidad, todo está ahí, en ese subconsciente consciente de que a menudo se convierte en inconsciente. Todo lo que necesitamos está dentro de nosotros. Quizá por eso lo material sea algo que nos acompaña pero no nos llena. No tiene la energía ni el calor sentimental que nos hace falta para vivir. Ayer, en dos conversaciones distintas, solté dos frases que se me quedaron grabadas. "En realidad necesitamos tan poco que casi nadie es capaz de dárnoslo" y "Con lo fácil que sería la vida si todos fuéramos de cara y siendo como realmente somos". 
Hay personas que no son capaces de entender esto y puede ser que no lo entiendan nunca a lo largo de su vida. No están preparadas. Sus corazones no están preparados. Están atrapados en sentimientos ancestrales de culpa, en sentirse necesariamente indispensables y en deudas establecidas. No se dan cuenta de que a los únicos que se deben algo es a sí mismos. Han de comprender que se deben a sí mismos como manera fundamental de darse a los demás, que quererse uno mismo es el mejor modo de repartir amor, que la sinceridad es muy peligrosa pero es el arma que realmente nos salvará cuando estemos en peligro. No son uno, ni dos, ni tres. Son muchos los que piensan así. Quizá demasiados. Pero es su camino y nadie puede "ver" sin estar preparado para abrir los ojos. No podemos intentar convencer de lo que uno no quiere ser convencido, pero todos nos necesitamos. La mayoría de las veces ni siquiera sabemos cómo o por qué, o no queremos saberlo porque nos haría luchar contra lo que no queremos luchar. El miedo, la angustia de no saber qué pasará y la frustración, nos impiden oír los gritos del corazón. Estamos rodeados de tantas músicas que no podemos escuchar el sonido de nuestra propia alma. Las almas no son egoístas; son puras e individuales. Somos nosotros, con nuestra sordera, los que impedimos que sean como son. Las encarcelamos como si fueran las culpables de lo que nos pasa. Es demasiado difícil escuchar lo que el corazón intenta desesperadamente decirnos y ninguno queremos dificultades. Es más fácil echarle encima capas y capas de normas, preceptos y palabras como "no puedo hacerlo".
Todos podemos hacerlo, otra cosa es que queramos. Yo no quiero ser boxeadora porque no me gusta el boxeo, pero si me gustara, vencería el miedo a que me partieran la cara y me esforzaría al máximo cada vez que saltara al ring. Y eso es lo que hago. Vencer mis miedos y luchar por conocerme a mí misma y por ende a los demás. No es tan difícil. No es imposible. Hay corazones con los que se conecta sin ningún esfuerzo y otros con los que no. Eso no es malo. De todo y de todos se aprende. Y una vez que has aprendido es imposible olvidar, por mucho que queramos hacer como que no sabemos. Gastamos demasiadas fuerzas y energía en mentirnos a nosotros mismos, en ocultarnos lo que sabemos, cuando lo que deberíamos estar haciendo es compartir la simplicidad de la vida. Sí, necesitamos tan poco que casi nadie es capaz de dárnoslo. Y sí, la vida sería mucho más fácil si fuéramos de cara y siendo quienes realmente somos.
Aunque lo parezca no me he drogado, ni he bebido, ni me he hecho de ninguna secta. Simplemente he comprendido un poco más a mi corazón. Y el mío no es egoísta ni nunca lo será. He dejado de intentar cambiarlo, y ahora es él quien me cambia a mí. Yo solo soy su medium y os puedo asegurar, que es algo precioso que no todo el mundo entenderá, ni pretendo que lo hagáis si no es vuestro momento. Todo es posible cuando se quiere hacer posible. Y aunque de manera muy salvaje, el sufrimiento es lo que remueve con fuerza lo que llevamos dentro, y que de otra forma, seguramente, siempre estaría dormido. Es difícil despertar con suavidad a quien duerme como un tronco.
Pero lo verdaderamente difícil es convertirlo en ese amor con mayúsculas que todos necesitamos, porque no podemos dar lo que no sentimos. No nos lleva a ninguna parte.



3 de junio de 2013

La incertidumbre de lo desconocido


Detrás de cada alma hay una persona, pero no detrás de cada persona hay un corazón.



2 de junio de 2013

Ojos que todo lo ven


La gente me dice que mienta, que calle, que si estoy mal diga que estoy bien, que oculte mis sentimientos, que tome precauciones, que baje de las nubes porque no tengo paracaídas y después me rompo la crisma. Pero no puedo. YA NO SOY ASÍ. Quien me conoce a fondo sabe que he callado mucho y durante mucho tiempo. Y aún así os puedo asegurar que tan solo cuento lo justo para que se sepa mi estado de ánimo. Y no para dar pena. No soy de ésas. Pena dan las cosas inevitables o la gente que no tiene dos dedos de frente. 
Comunicarse es compartir sentimientos y sensaciones, no solamente manifestar opiniones sin ningún énfasis o arrastrarse con el resto de la manada. 
Yo soy así. Yo siento así. Soy una incauta y (lo peor) me siento orgullosa de haber conseguido serlo. No busco hacer daño, pero a veces el daño es inherente. No busco palmaditas en la espalda, ni miradas de lástima, ni que nadie venga a solucionar mi vida. Para mí, callar es mentir. Quizá sea ilógico, pero es lo que siento. Y aun así, callo cuando sé que mis palabras van a ser como dardos envenenados o van a provocar un daño sin sentido. No soy tan malvada ni tan insensible, pero a veces mi corazón habla solo y no se da cuenta de que lo está haciendo en voz alta. Ha permanecido en silencio tanto tiempo, que ahora se pasa de listo y no calla ni debajo del agua. Hay tiempos en que todo está cabeza abajo y cuesta mucho darle la vuelta. Hacen falta más de dos manos y un buen empujón. 
Para mí es imposible dejar de ver con los ojos del corazón. Intentad comprenderme, o al menos respetadme. Y el que tenga algo que decir...que hable ahora o calle para siempre. O que se tape los ojos si le resulta más fácil



2 de junio de 2013

Lo que está por venir


Creo que la culpa de este frío y estos malos vientos la tienen los corazones helados que se han olvidado de latir. Los hay por todas partes. Dicen aquello de "ojos que no ven, corazón que no siente". Hay pocos corazones que sepan ver y demasiado ciego que no siente. 
Y el mundo terminará correctamente congelado



1 de junio de 2013

Sobre la profundidad

Soy tan profunda que ni siquiera yo misma me llego al fondo.
Mentes calenturientas, os lo he puesto a huevo




1 de junio de 2013








Señales

A veces tengo las señales delante de mis ojos y no las veo




30 de mayo de 2013