domingo, 28 de julio de 2013

El color de las alas

No sé cuántas veces me he dejado atrás a mí misma, ni cuántas más lo haré. Puede que sea el resultado de adaptarse a los cambios o de no adaptarse en absoluto, de aprender o de desaprender, de hacerme caso o de quererme llevar la contraria, de luchar por ser o de pretender olvidar quién soy. A menudo la incertidumbre es lo que nos da alas.
Y lamentablemente, estoy encantada de haberme conocido.




21 de julio de 2013

Sentir con subtítulos


El tiempo se nos escapa escondido entre palabras vanas y cuando ya no lo tenemos a nuestro lado, nos damos cuenta de que no hemos dicho las cosas que merece la pena decir:
te quiero, qué guap@ estás hoy, me hace feliz tu sonrisa, saberte a mi lado me da fuerzas, el mundo será un lugar frío si tú no estás en él, gracias por compartir tu vida conmigo, nunca olvides lo que vales, perdóname por no habértelo dicho antes...
Y sólo así, cuando dejemos de ser, seguiremos siendo. Porque aquel que nos entrega lo que es, merece saber lo que callamos mientras sentimos.
A mí me salen subtítulos incluso cuando hablo. No tengo remedio.



18 de julio de 2013

Ondas cerebrales


Tengo un cóctel de sueños en la mente. No tengo claro dónde he estado pero ha sido bonito. Bueno, menos cuando un león se comía a un niño. Esto no ha sido muy alentador, emotivo sí, porque menudos lagrimones me caían. Yo pensaba que lo habían salvado. El caso es que la familia del niño tenía una leona (creo que he mezclado las noticias del periódico con un capítulo de La pantera rosa que he visto esta mañana).
Lo de bonito venía porque alguien con un gran tatuaje en el brazo, me ha dado un beso de esos que no te han dado nunca y unos cuantos arrumacos. No está nada mal esto de sentir que a una la quieren aunque sea en sueños.
Lo del tatuaje va a ser porque al mediodía he visto en un brazo uno que me ha parecido precioso (había un cuerpo detrás del brazo, eh) y puede que por una foto que ha subido Luis.
En fin, que si os voy a tener que explicar todo cabalmente, adiós sueño. Eso sí, quizá lo más emocionante haya sido lo que no recuerdo...o quizá no. No importa. Si no lo recuerdo por algo será. Lo que hacen tres cañas de nada (y con gaseosa)



14 de julio de 2013

lunes, 22 de julio de 2013

El pájaro burlón - Walter Tevis


Recuerdo que el último año de la ancestral EGB lo pasé releyendo libros porque ya me había leído todos los que había en la biblioteca del colegio. Devoraba letras. Leía hasta los listines telefónicos, y no es una manera de hablar. Rarita que es una. El caso es que a saber por qué, antes de conocer Fahrenheit 451, cayó en mis manos este libro, ahora bastante amarillento el pobre. Debió ser una época muy voladora porque poco después llegó Birdy. Al final va a resultar que tengo buena memoria...

Estamos en el siglo XXI (oh, qué vieja seré entonces), en Estados Unidos. La civilización supertécnica está decayendo (me suena...). La Universidad la dirige un robot llamado Spofforth. Paul es un profesor que sabe leer, aunque en esta época está prohibido (camino llevamos). El robot le encarga unos trabajos sobre el cine mudo y Paul comienza a descubrir un mundo distinto. En sus paseos por el zoo, el profesor encuentra a Mary Lou, que vive allí de forma ilegal. Se enamoran (para eso es un libro y cada uno escribe lo que quiere). El robot los descubre; es delictivo tanto enseñar a leer como convivir con una mujer. Paul es encarcelado, pero consigue escapar de la prisión (para eso es el prota)...

Ya os he hecho un resumen tipo Lost en cuatro minutos. Nos falta muy poquito para que los libros de Ciencia Ficción pasen a ser libros de Historia. Amén.



20 de enero de 2013

Ensayo sobre la ceguera - José Saramago


Si puedes mirar, ve. Si puedes ver, repara
LIBRO DE LOS CONSEJOS

...La consciencia moral, a la que tantos insensatos han ofendido y de la que muchos más han renegado, es cosa que existe y existió siempre, no ha sido un invento de los filósofos del Cuaternario, cuando el alma apenas era un proyecto confuso. Con la marcha de los tiempos, más las actividades derivadas de la convivencia y los intercambios genéticos, acabamos metiendo la consciencia en el color de la sangre y en la sal de las lágrimas, y, como si tanto aún fuera poco, hicimos de los ojos una especie de espejos vueltos hacia dentro, con el resultado, muchas veces, de que acababan mostrando sin reserva lo que estábamos tratando de negar con la boca. A esto, que es general, se añade la circunstancia particular de que, en espíritus simples, el remordimiento causado por el mal cometido se confunde frecuentemente con miedos ancestrales de todo tipo, de lo que resulta que el castigo del prevaricador acaba siendo, sin palo ni piedra, dos veces el merecido. No será posible, pues, en este caso, deslindar qué parte de los miedos y qué parte de la consciencia abatida empezaron a conturbar al ladrón en cuanto puso el coche en marcha. Sin duda, no podrá resultar tranquilizador ir sentado en el lugar de alguien que sostenía con las manos este mismo volante en el momento en que se quedó ciego, que miró a través de este parabrisas en el momento en que, de repente, sus ojos dejaron de ver, no es preciso de estar dotado de mucha imaginación para que tales pensamientos despierten la inmunda y rastrera bestia del pavor, ahí está, alzando ya la cabeza. Pero era también el remordimiento, expresión agravada de una consciencia, como antes dijimos, o, si queremos describirlo en términos sugestivos, una consciencia con dientes para morder, quien ponía ante él la imagen desamparada del ciego cerrando la puerta. No es necesario, no es necesario, había dicho el pobre hombre, y desde aquel momento en adelante no podría dar un paso sin ayuda...



7 de enero de 2013

miércoles, 17 de julio de 2013

Indecisión


A lo mejor si salgo así consigo mi beso. O una pulmonía. O que me detenga la poli. Voy a pedir el comodín del público.




14 de octubre de 2012

Esperando un beso



Voluntarios, no se me arremolinen cuales hojas vapuleadas por el viento. Cojan turno, por favor


14 de octubre de 2012

Tú dices...


¿Algún día dejaremos de hacer el tonto?



10 de octubre de 2012

El color de la lluvia



10 de octubre de 2012

Sol de medianoche


Brilla el sol. ¡Ah, que es de noche! No importa. Yo digo que brilla y brilla



3 de octubre de 2012

Durmientes


"Durmientes" de Lucien Freud

Ven a dormir conmigo: no haremos el amor, él nos hará 
-Julio Cortázar-



3 de octubre de 2012

El principito



Y éste es para mí el gran misterio. Para vosotros que también amáis al principito, al igual que para mí, nada en el universo habrá de ser igual si en alguna parte, no se sabe dónde, un cordero que nosotros no conocemos, se ha comido, o no, a una rosa.
Pero miren al cielo y pregunten: ¿el cordero se ha comido o no, la flor? Entonces veréis como todo cambia...
¡Y ninguna persona mayor comprenderá jamás que estas cosas sean verdaderamente importantes!

El principito -Antoine de Saint-Exupéry-

2 de octubre de 2012


El príncipe de las tinieblas



Drácula.- No hay vida en este cuerpo. Yo no soy nada, sin vida, sin alma...odiado y temido, estoy muerto para todo el mundo. Escúchame...yo soy el monstruo al que los hombres vivos matarían. Yo soy Drácula.
Mina.- Quiero ser lo que tú eres, ver lo que tú ves, amar lo que tú amas...Tú eres mi amor y mi vida para siempre.
Drácula.- Oh, Mina, bebe y únete a mí en la vida eterna...Nooo, no puedo permitirlo. 
Mina.- Por favor, no me importa, hazme tuya.
Drácula.- Mina, estarás condenada como yo a caminar por la sombra de la muerte para toda la eternidad...Yo te amo demasiado para condenarte.
Mina.- Entonces apártame de toda esta muerte.

No me dirán ustedes que el príncipe de las tinieblas no les da cien patadas a muchos mortales.

2 de octubre de 2012

El tiempo de lo imposible


Por muy imposible que algo parezca, si ha de suceder sucederá. Aunque tenga que pasar media vida. Doy fe.




22 de septiembre de 2012


lunes, 15 de julio de 2013

Incertidumbre





Sonríen las lágrimas y me saben azules
y en las manos me tiemblan espirales
de agua estancada que no bebo.
Imperceptible sonido que no huelo
de unos ojos de viento que estremecen
sentimientos de fuegos ancestrales.
Paseando memorias por la cuerda floja
o escuchas a los labios que te miran
o se te nublan los sueños y caes.

14 de julio de 2013

Mientras hay esperanza hay vida


"¿No te asusta pensar que nunca llegues a unirte con la única persona que amas en este mundo?" -Haruki Murakami-

A mí no me asusta, si acaso me entristece, pero me niego a rendirme porque mientras hay vida hay esperanza. O mejor dicho, mientras hay esperanza hay vida.



13 de julio de 2013

La fragilidad de sentir


La maratoniana jornada laboral de hoy ha debido saberme a poco y cuando ha terminado me he ido a andar para seguir soltando adrenalina. He llegado hasta el parque y me he dado un buen paseo por allí. Iba acompañada por mis pensamientos, que no me abandonan en ningún momento. Son unos guardaespaldas muy eficaces y persistentes. Pero hoy se han portado bien, han sido buenos y me han permitido disfrutar de los olores e incluso del viento (debo estar enferma, yo diciendo esto) sin una sola mueca de desaprobación. No ha hecho falta nada, una respiración apenas imperceptible, para que mi corazón se haya hinchado de buenos deseos hacia todos los seres de este y otros mundos. He sonreído mirando a las parejitas de enamorados pintándoles realidades de amor verdadero, me he cansado viendo a aquellos que se desahogan corriendo, se me han hecho ligeras las piernas cuando pasaba a mi lado algún ciclista, he dirigido la mirada a "mi banco" de mi rincón preferido (nunca he visto a nadie sentado allí), me he dejado embriagar por olores de flores de las que desconozco el nombre, les he dado las buenas noches a los patos que se preparaban para dormir, he visto un pollito muerto cuya imagen por extraño que me parezca a mí misma no me ha hecho entristecer sino sentir que le había pasado lo que le tenía que pasar. Era su vida y su muerte. Maktub.
He soñado despierta que el sueño era otro pero que yo era la misma. Porque la misma seguiré siendo aunque los sueños no se quieran quedar a mi vera y me adelanten o se me queden atrás.
El camino de vuelta se me ha hecho eterno porque el cansancio ha venido de golpe, pero no me he rendido, lo de esperar el autobús lo he dejado para otro día. Quería lograr lo que me había propuesto y lo he conseguido.
A menudo las mayores tonterías suponen grandes logros y lo que parecen grandes logros no tienen la más mínima importancia. Es la fragilidad de los espejismos que se derriten al calor de sentimientos abandonados en medio de un interminable desierto de certezas.



4 de julio de 2013

Cuando todo cambia porque nada ha cambiado


¿Por qué en vez de pensar que la vida nos cambia no pensamos que nosotros cambiamos la vida? Es mucho más fácil echarle la culpa a la vida de lo que nos sucede o refugiarnos en un "y si" cuando lo que hemos vivido nos duele, nos atormenta o no sabemos su razón de ser, que reconocer que nos hemos equivocado, o que tal vez nos equivoquemos pensando que nos hemos equivocado. Nada cambia si uno no está dispuesto a ver los cambios ni teniéndolos delante de las narices. Nosotros somos quienes decidimos, no la vida. Ella solo decide quién se queda y quién se va y muchas veces ni siquiera es cuestión de arriesgar demasiado o no arriesgar en absoluto. Hay quien no arriesga nada y muere y quien lo arriesga todo día tras día y vive tantos años que no recuerda ni cuándo nació. Pero no arriesgar también es morir, aunque sea de aburrimiento.
Cada una de nuestras acciones y reacciones son las que hacen que todo o nada cambie, para bien bien, para mal mal, para bien cuando pensamos que es para mal o para mal cuando pensamos que es para bien. 
La vida no tiene pies ni manos. Tan solo está. Si no la movemos no se mueve. Y nos mira hacer porque nos necesita. ¿Cómo se movería si nosotros no estuviéramos ahí? No tendría más remedio que quedarse quieta, sollozando, suplicando, esperando a que alguien decidido se la echara a la espalda y la cambiara de sitio.
La vida es como un bebé en nuestros brazos. Frágil y delicada. Depende de nosotros. Es nuestra misión educarla y conseguir que crezca sana y fuerte, bonita y digna de admirar, debemos luchar por que nos ame, que se sienta orgullosa de nosotros y desee quedarse a nuestro lado. Porque si no nos hacemos merecedores de su amor y nos abandona, puede que todo cambie porque nada haya cambiado.



2 de julio de 2013

viernes, 12 de julio de 2013

Contradirección





Traspaso mundo


Después de una maratoniana jornada laboral no tengo fuerzas ni para respirar. ¿Alguien puede sujetarme el mundo por un rato? Os lo agradeceré eternamente, o en su defecto hasta que la muerte nos separe



20 de septiembre de 2012

El baño

Si Degas levantara la cabeza su cuadro sería distinto. Fijo. ¡Son tan monos!




22 de agosto de 2012

El pollo de Cuarto Milenio


Cómo no va a ser caro el pollo, si hasta sabe nadar



18 de agosto de 2012

El ascensor de Cuarto Milenio


No les tengo mucho afecto a los ascensores. Ahora sé por qué. Suben y bajan pero no pasan por pisos que desaparecen. Espeluznante.



18 de agosto de 2012

jueves, 11 de julio de 2013

Pintura de Alejandro Monge -Zaragoza-









Otro William

Y ahora me voy a seguir leyendo Noche de Reyes. Espero que el recuerdo del William de película no me desconcentre. Felices sueños. Doy por terminada la jornada laboral no laboral




22 de julio de 2012

¿Clonados?


Exquisito parecido



21 de julio de 2012

Envejecer y madurar


Si mi chico me lo dice mirándome así, quedo totalmente convencida. Si algún día maduro que me busquen en una de sus películas



26 de mayo de 2012

Mingote



En honor a Mingote, fallecido hoy tras una larga vida



3 de abril de 2012


Un mundial


Para Manuel Ría que adora estas frikadas que llevamos meses sufriendo. Faltan 3 días, aunque como no sé restar vete a saber. Con mucho amor y tal y tal



2 de abril de 2012

Separarse



14 de febrero de 2012

San Valentín



14 de febrero de 2012

L'amour



22 de noviembre de 2011

viernes, 5 de julio de 2013

Sonriendo leyendas


Acabo de ver Simbad: la leyenda de los siete mares, y he disfrutado más que los niños. Entre otras cosas porque sé lo que es que las dificultades te lleven al límite de desear rendirte, conozco el valor de esa amistad por la que darías todo, lo que significa entregar la piel que llevas dentro y no pensar en lo que puedas recibir a cambio, porque me resisto a renunciar a la aventura de escucharme a mí misma, y sobre todo sobre todo, porque sigo teniendo sueños por los que vivir a pesar de que la vida juegue a lanzarlos muy lejos de mí, a veces tanto que ni siquiera puedo ver dónde han caído.
Pese a todo, así soy y no reniego de mí misma. No he olvidado quién era. No me cambiaría por nadie. Nunca traicionaré a mi corazón ni escupiré sobre él, ni dejaré de confiar en que habrá un lugar para mí allá donde la luz vence a las tinieblas y donde el amor con mayúsculas recuerda que bajo ningún concepto debemos abandonar al niño inocente y sincero que escondemos en el sótano de nuestras miserias. 
No hay nada como una película de dibujos animados para emocionar y apasionar a un corazón, y perdonadme la arrogancia, puro y fiel como el mío.



27 de junio de 2013

Olvidando hacer memoria

Si olvidar es una manera de sobrevivir, ¿por qué perder la memoria es como dejar de existir?




27 de junio de 2013

La cobardía


Hay gente tan cobarde que ni siquiera es capaz de mirar a los ojos y decir "no te quiero". La hay que prefiere hacer como que no ha pasado nada aunque haya pasado, y la que no ha dejado que nada pase porque podía pasar. Pero el súmmun de la cobardía es negarse a una felicidad que se sabe cierta, por tener miedo a vivirla.

LA COBARDÍA

Pasó con su madre. ¡Qué rara belleza!
¡Qué rubios cabellos de trigo garzul!
¡Qué ritmo en el paso! ¡Qué innata realeza
de porte! ¡Qué formas bajo el fino tul!...

Pasó con su madre. Volvió la cabeza:
¡me clavó muy hondo su mirada azul!

Quedé como en éxtasis...Con febril premura,
"¡Síguela!", gritaron cuerpo y alma al par.

...Pero tuve miedo de amar con locura,
de abrir mis heridas, que suelen sangrar,
¡y no obstante toda mi sed de ternura,
cerrando los ojos, la dejé pasar!

-Amado Nervo-



25 de junio de 2013

jueves, 4 de julio de 2013

Lágrimas inesperadas


1 de noviembre de 2011


Palabras con sabor a besos

21 de octubre de 2012



Graves intolerancias


21 de octubre de 2011


Inseguridad social


20 de octubre de 2011


Preocupaciones antónimas


13 de octubre de 2011


Amigos imaginarios

10 de octubre de 2011



Sin tiempo ni espacio


No sé si hay otros mundos pero están en éste, desconozco si existen mundos sin espacio ni tiempo donde las almas se reconocen, pero sé que en este mundo de espacios y tiempos que unen y separan, hay demasiados mundos, submundos e inframundos en los que no hay espacio para el tiempo ni tiempo para el espacio. Mundos creados a medida de engendros que lo único que reconocen es el olor del dinero; submundos de seres dominados por la idea de que en el mundo de los engendros hay un espacio y un tiempo para ellos; inframundos donde los sentimientos no tienen espacio y se pierde el tiempo intentando no ser.
Mundos de desmemorias donde olvidar lo que en algún tiempo se reconoció como espacio vital. Mundos y más mundos enterrados en el espacio de unas lápidas rotas por el golpe de un tiempo que partió en busca de otros mundos más fáciles de moldear. 
He conocido muchos mundos y espero tener tiempo para conocer alguno más. Con suerte, ése donde todo está en orden aunque esté desordenado y en el que solamente el tiempo dirá si hay espacio para mí.
No sé cuántos mundos me quedan, pero no puedo perder mi tiempo en conocer aquellos donde los sentimientos no tienen espacio, porque en mí sí hay lugar para lo que no se puede comprar allí donde no existe el tiempo para dejar de ser uno mismo.



A.B.B. 19 de junio de 2013

El poder de las piedras

Cuando lo que recibimos son piedras, no hay mejor manera de desconcertar al enemigo que devolvérselas sin rechinar de dientes y con cara de felicidad. A él puede que le irrite esta estrategia, o puede que le haga cambiar de opinión. En cualquier caso, nosotros siempre saldremos vencedores, porque quien no nos quiere no merece siquiera el honor de disfrutar de todo aquello que no es capaz de comprender ni valorar.




A.B.B. 18 de junio de 2013