martes, 11 de noviembre de 2014

Punto sin final

Cuando el verbo se hizo carne
el sustantivo se sintió acompañado.
Hicieron el amor 
ante adjetivos incalificables.
Y a la orgía de palabras
se unieron adverbios, pronombres y artículos.
Unos definidos y otros no tanto.
Dando forma y lugar
a frases hasta entonces huérfanas.
Las letras encontraron el sentido
de una existencia bastante limitada.
Y quisieron más
de ese placer de lluvia dorada.
Coito tras coito nació la escritura
y con ella las reglas que todo lo cambian.
Vieron la luz escritores, lectores,
profesores, alumnos, 
actores, cuentistas y vates
y hasta los sabios supieron que no sabían nada.
Lloró la zozobra en brazos de la calma
porque mucho temía a la par que gozaba.
Pues del caos surge el orden
y del orden la amenaza.
O escribes bien el texto
o tu vida está acabada.
Procura que acabe en un punto
donde nunca acabe nada.
Porque dictan las estrictas normas
que con el punto y final se acaba.

                                                  A.B.B. 11 de noviembre de 2014








lunes, 10 de noviembre de 2014

Poema geológico

Yo soy así,
y escupo lava
mezclada con restos de cenizas
de erupciones arcaicas.
Yo soy así,
y los pliegues de mis deseos
se deslizan e inclinan
hacia el centro de tus ojos.
Yo soy así,
y de mi núcleo perforado
emergen a presión
sentimientos ardientes.
Yo soy así,
y en el sinclinal de mi sonrisa
estratifican lentamente, esos besos
que tus labios han depositado en mí.
Yo soy así,
porque falla tras falla,
erosión tras erosión,
el alma se transforma pero no muere.
Yo soy así,
fuego y torrente,
marea viva y calma chicha,
estructura maleable por el tiempo.
Yo soy así,
y me quiebro con una caricia
o me escondo entre montañas
que una vez fueron agua.
Yo soy así
un diminuto grano de arena
en la inmensidad de un universo
que sin mi presencia no sería el mismo.
Yo soy así ahora,
en este mismo instante
en el que mientras escribo,
estoy cambiando.

                                             A.B.B  10 de noviembre de 2014