jueves, 28 de febrero de 2013

El limbo no es tan mal lugar


Para Mary, que aún después de muchos años, piensa que soy un espíritu libre e íntegro y cree que lo que busco no existe. Dudo que tenga tiempo suficiente para demostrárselo pero sabe que moriré en el intento. Y que la quiero tal y como es.


Los espíritus libres no tenemos lugar
en el cielo de los animales de costumbres
ni en el infierno de las costumbres animales.
Estamos condenados al limbo de los apátridas;
al desprecio de unos y a la envidia de otros,
a la lástima de los que temen lo desconocido
y al miedo de los que conocen lo que temen.
A la penumbra de lo que brilla
y al brillo de lo que se apaga,
al desconcierto de los que miran sin ver
y a la lágrima de los que ven sin mirar.
No hay lugar para lo que se teme
ni temor para lo que no tiene lugar.
La sentencia es firme en el juicio de la vida.
Y el limbo no está tan mal
cuando te acostumbras a no tener costumbres,
cuando desconoces que hay que temer al miedo,
cuando lloras el brillo de lo que el resto no se atreve a ver
y te desconcierta que lo que se apaga no esté sentenciado.
El limbo no es tan mal camino
cuando aprendes que el pecado y la virtud
son el peaje obligado de autopistas
que no llevan a ninguna parte
pues de ninguna parte vienen.
El limbo no es tan sombrío
cuando descubres que en el albo edén
las risas son obligadas
y en las tinieblas infernales
se lamentan por devoción.
El limbo no es tan mal lugar
para los espíritus libres que soñamos
que el ansiado  horizonte
es la línea infinitamente perfecta
que separa y une ambos mundos.

                                      A.B.B.  28 de febrero de 2012







La muerte de la vida

Le di unas vueltas de más a la vida
y se me pasó de rosca.
Y ahora no sé qué hacer
con lo que me falta
ni con lo que me sobra.

Imposible desmontarla
para ver cómo es por dentro.
No hay abertura ninguna,
todo es oscuro y hermético.
No hay lugar por donde hacerlo.

Deseé lanzarla contra el suelo,
para descubrir su misterio.
Pero imaginarla destripada
además de muerta,
me produjo inmenso duelo.

No hay solución.
No hay remedio.
Ya no puede respirar.
Se rompió.
Ha muerto.

La gente la mirará.
Qué lástima, se dirán.
Qué lástima haberla perdido
tan viva como ella estaba.
Y preguntarán de qué ha sido.

Y sólo podré contestar
con mirada ciega y vacía:
me dejé llevar por un dulce soñar
y cuando volví en mí, 
estaba callada y fría.

Aún siento caliente en mi mano
su cuerpo tibio y amado
más su corazón no respira.
Su alma lo abandonó
con la primera luz del día.

Nadie me dirá dónde enterrarla
pues no hay cementerios
para vidas rotas y desvalidas.
No quiero que vague sola.
Yo le haré compañía.

La enterraré bajo un árbol
que a su belleza dé sombra,
cerca, muy cerca del mar
que la arrope con sus olas.
Y yo le haré compañía.

Me tumbaré entre sus flores
y le diré que la amé
a pesar de haberla matado.
Ella tampoco fue
lo que yo había esperado.

No hay solución.
No hay remedio.
Ya no puede respirar.
Se rompió.
Ha muerto.

                                            A.B.B.  27 de febrero de 2013













martes, 26 de febrero de 2013

El amenazado


26 de febrero de 2013



Es el amor. Tendré que ocultarme o huir.
     Crecen los muros de su cárcel, como en un sueño atroz. La
     hermosa máscara ha cambiado, pero como siempre es la única.
     ¿De qué me servirán mis talismanes: el ejercicio de las letras,
     la vaga erudición, el aprendizaje de las palabras que usó
     el áspero Norte para cantar sus mares y sus espadas, la serena 
     amistad, las galerías de la Biblioteca, las cosas comunes, los
     hábitos, el joven amor de mi madre, la sombra militar de mis
     muertos, la noche intemporal, el sabor del sueño?
Estar contigo o no estar contigo, es la medida de mi tiempo.
Ya el cántaro se quiebra sobre la fuente, ya el hombre se levanta a       
     la voz del ave, ya se han oscurecido los que miran por la 
     ventana, pero la sombra no ha traído la paz.
Es ya lo sé, el amor: la ansiedad y el alivio de oír tu voz, la espera y
     la espera y la memoria, el horror de vivir en lo sucesivo.
Es el amor con sus mitologías, con sus pequeñas magias inútiles.
Hay una esquina por la que no me atrevo a pasar.
Ya los ejércitos que cercan, las hordas.
(Esta habitación es irreal; ella no la ha visto.)
El nombre de una mujer me delata.
Me duele una mujer en todo el cuerpo.

Jorge Luis Borges

sábado, 23 de febrero de 2013

Cuando el viento vuela

Cuando el viento se convierte en palabras
les concede el deseo de llegar,
una y otra vez,
hasta donde solamente él puede hacerlo.

Si sopla fuerte, el amor, 
palabra corta, tiene el privilegio 
de recorrer enormes distancias
antes de que el reloj descanse un segundo.
Apenas unas letras que viajan
con exceso de equipaje, sueltan lastre
y a su antojo suspiran sentimientos
que liberan emociones apresadas.

Si sopla suave, el estremecimiento,
palabra larga, hace temblar
los cimientos de la más osada piel
liberando deseos escondidos.
Demasiadas letras para algo tan ligero,
portador de las más grandes pasiones
que se amarran a unos brazos
donde no existe el tiempo.

Todas las palabras,
cortas, largas, ligeras, pesadas;
carentes de sentido,
sentidas con carencia;
dulces e inconscientes,
e inconscientemente amargas;
pronunciadas a escondidas,
escondiendo pronunciarlas...

Todas las palabras vuelan
si el viento extiende sus alas
cómplice de corazones
que se rozan sin palabras.

                                      A.B.B.  23 de febrero de 2013










viernes, 22 de febrero de 2013

El asombroso viaje de Pomponio Flato - Eduardo Mendoza

...¿Y tú? -le pregunté-, ¿qué piensas?
- Yo -dijo Jesús- pienso que eres un hombre justo.
En eso te equivocas. Yo no creo en la justicia. La justicia es un concepto platónico. No sé si me entiendes: una idea, nada más. Por otra parte, aunque no oculto mi inclinación por la filosofía, sólo soy un estudioso de las leyes de la Naturaleza, lo que Aristóteles denomina con propiedad un fisiólogo. Y si algo he aprendido es esto: que la Naturaleza no es justa ni la justicia es parte del orden natural. En el orden natural, al que pertenecemos todos, el animal más fuerte se come al más débil. Por ejemplo, un león, si tiene hambre, se come un ciervo o un ave estruz, y nadie se lo reprocha. Luego, al envejecer, el león pierde sus fuerzas y los ciervos o las aves estruces se lo podrían comer si quisieran. De este modo restablecerían la justicia, pero, ¿acaso lo hacen?. 
- No -dijo Jesús-, porque son herbívoros.
- Pues ahí lo tienes. No hay justicia en el orden natural. Ni en el sobrenatural. También los dioses se comen unos a otros. No con frecuencia, bien es verdad. Que yo sepa, sólo Saturno se come o se comió a sus hijos. Pero ya ves que ni siquiera los dioses se libran de la desigualdad. Claro que vosotros no creéis en los dioses. Pero lo del león vale igual para creyentes que no creyentes. ¿Lo has entendido?
- No, raboni.
- No importa. Ya lo entenderás. Y no me llames raboni. 
---------------------------------
...-Hágase, en tal caso, la voluntad de Dios -dijo el carpintero.
- ¿De qué dios estás hablando? -aduje impacientado por su abúlico fanatismo-. Vosotros tenéis un dios. Nosotros, en cambio, tenemos muchos, y si se cumpliera su voluntad nos pasaríamos la vida fornicando. Haz a un lado la desconfianza, José, oye la voz de tu mujer y de tu hijo y no mezcles a ningún dios en este asunto. Es tu vida la que está en juego, no la de Dios. En cuanto a su voluntad, ¿cómo la conoceremos, si él mismo no se digna a revelarla? A lo mejor Yahvé quiere que te salves por medio de mi intervención...

9 de octubre de 2012



Para nacer he nacido - Pablo Neruda


UN AMOR
Por ti junto a los jardines recién florecidos me duelen los perfumes de la primavera.
He olvidado tu rostro, no recuerdo tus manos, ¿cómo besaban tus labios?.
Por ti amo las blancas estatuas dormidas en los parques, las blancas estatuas que no tienen voz ni mirada. 
He olvidado tu voz, tu voz alegre, he olvidado tus ojos.
Como una flor a su perfume, estoy atado a tu recuerdo impreciso. Estoy cerca del dolor como una herida, si me tocas me dañarás irremediablemente.
Tus caricias me envuelven comos las enredaderas a los muros sombríos.
He olvidado tu amor y sin embargo te adivino detrás de todas las ventanas.
Por ti me duelen los pesados perfumes del estío: por ti vuelvo a acechar los ginos que precipitan los deseos, las estrellas en fuga, los objetos que caen.

8 de octubre de 2012


La novia de Matisse - Manuel Vicent

Tomando un campari bajo el sol de otoño, Míchel les dijo a sus amigos coleccionistas que el mundo del arte es muy complejo: es también una forma de beber, de encender un cigarrillo o fumar hachís, de entrar en un hotel de cinco estrellas, de saludar a un competidor, de besar en público a una ex amante, de sonreír a un personaje famoso como si le conocieras de toda la vida, de tomar un avión, de coger un cuadro y mirar primero el bastidor antes que la pintura, de comprarlo, de colgarlo en la pared y de contemplarlo. También el arte consiste en la forma de sentarse en el café Flore o en Deux Magots de París o en el modo como te reciben en la galería de Leo Castelli en Nueva York. 
- A los artistas los fabrican los grandes marchantes internacionales  -añadió Míchel-. Ellos son los verdaderos dioses de la creación. Señalan a un desconocido con el dedo y al poco tiempo se convierte en un pintor famoso en el mundo entero.
- ¿Y a los coleccionistas quién los crea? -preguntó Luis Bastos.
- El coleccionismo en una enfermedad más o menos grave -contestó  Míchel Vedrano.
- ¿Te puede llegar a matar? -preguntó Julia.
- No lo sé. Pero existe un principio en psicología: ningún coleccionista se suicida. Siempre espera conseguir el último sello, la última moneda, el último cuadro para completar la colección antes de pegarse un tiro o arrojarse al Sena.
Según la teoría del marchante Vedrano son los buenos cuadros los que educan la sensibilidad del comprador hasta convertirlo también a él en una obra de arte. Un buen coleccionista sigue un camino de perfección. Lentamente va depurando la obra a medida que afina el gusto y llega un momento en que hace síntesis el genio del artista, el alma del comprador y el precio del cuadro, y entonces se llega a una cima exclusiva donde están las grandes piezas y allí incorporas tu nombre y te hacen inmortal.

21 de agosto de 2012



Pasiones Romanas - Maria de la Pau Janer


Hay libros que sin saber por qué, nos eligen. Piensas que tus manos han llegado a ellos por casualidad pero de antemano te estaban buscando. Eso me pasó con este libro. Caí en su trampa una tarde en la biblioteca y tuve que hacerlo mío para siempre. También sin saber por qué, siempre me he sentido atraída por ese barrio romano llamado Trastevere donde nunca he puesto mis pies. Acaso tenía que llegar hasta este libro.
Lo he releído varias veces y cada una de esas veces siento cosas distintas al pasear por sus páginas. Porque las palabras no cambian, están en el mismo lugar donde las dejé la última vez; pero mis sentimientos, estados de ánimo y mi manera de discutir o reconciliarme con la vida sí que lo hace.
Es la magia de los libros. El poder que esconden. Son capaces de transformarse para nosotros todas las veces que haga falta.

"Cuesta detener los pasos, escoger un sitio donde instalarse. Quizá son los lugares los que nos eligen a nosotros. A lo largo de la vida recorremos muchos. Descubrimos parajes luminosos, oasis de calma, hervideros en movimiento, desiertos. Algunos nos seducen; otros nos inspiran rechazo. A menudo sentimos desinterés, y poco más. A veces, un lugar nos ofrece un auténtico refugio. Entonces sabemos que no queremos reemprender la ruta, que estamos donde queríamos llegar. Es una sensación plácida, que nos hace sentir privilegiados, con la certeza de que hay un rincón que estaba esperándonos. Reconocernos en un espacio no es fácil.
Dana percibió que había encontrado un puerto en mitad de la tormenta. En el Trastevere, en una pensión de oscura escalera, el tiempo y el reposo curarían sus males. Se habían acabado los días de vorágine, los pasos inútiles, la mujer nómada que huye. La Osteria della Fonte era el remanso de agua dulce al que se acerca el ciervo herido".

16 de agosto de 2012



jueves, 21 de febrero de 2013

Diez minutos antes de la medianoche - Enrique Jardiel Poncela



La acción en un país en el que la gente es tan inteligente que nadie allí, a excepción de los gobernantes, se ocupa de la política.
Se trata, como el lector habrá comprendido al punto, de un país imaginario.
Este país limita al Norte con otro país; por el Este, con otro país; por el Oeste, con otro país; y por el Sur, con el mar. Las tres primeras fronteras más sólidas y la del mar, más húmeda. Finalmente, limita por abajo con el suelo -su única forma mineral- y por arriba, con el firmamento; frontera absolutamente gaseosa.
No recuerdo cómo se llama el país en cuestión, porque tengo una memoria fatal. Pero sí recuerdo que su población es muy densa y abundante y que esta población, al no ocuparse para nada de política, se siente completamente dichosa: tan dichosa que, en realidad, no soporta otros sufrimientos que los que suelen desprenderse de la dicha...

                                    14 de agosto de 2012







El amante de Lady Chatterley - D.H. Lawrence


Se les han terminado las agallas. El coche y el cine y el avión les han sorbido lo poco que tenían. Cada generación engendra a otro más incapaz, con las tripas de caucho y piernas de hojalata y caras de hojalata. ¡Gente de hojalata!. Es una especie de bolchevismo perenne que mata al ser humano y rinde culto al ser mecánico.
¡Dinero, dinero, dinero! Toda la gente de ahora se empeña en matar  los viejos sentimientos humanos. Todos son iguales: quieren matar la realidad humana y ofrecen una libra por cada prepucio y dos por cada par de cojones. ¡El coito no es más que una función mecánica! Se les paga para castrar al mundo, y se les da dinero y dinero y dinero para que le arranquen las agallas y lo conviertan en máquinas trepidantes.
...¡Ojalá pudiera decírseles que vivir y gastar no significa lo mismo! Pero es inútil. Si se les enseñase a vivir, en vez de enseñarles a ganar y a gastar, podrían arreglárselas muy bien con veinticinco chelines. Si pudieran bailar y saltar y brincar y cantar y presumir de ser hermosos, se conformarían con poco dinero. Y las mujeres se
divertirían, ¡y les divertirían a ellos! Deberían aprender a ir desnudos y hermosos, a cantar todos juntos y a bailar las antiguas danzas en grupo y a tallar los asientos donde se sientan y a bordar sus propios emblemas.
Entonces no habría necesidad de dinero. Y ése es el único medio de resolver el problema industrial: educar a la gente para que pueda vivir, y vivir en la hermosura, sin necesidad de gastar. Pero uno no puede hacerlo. Todos tienen ahora una mentalidad limitada, y la masa del pueblo ni siquiera intenta pensar, porque no puede...De cualquier modo, siento unas grandes manos blancas que dan zarpazos en el aire ansiosas de coger por el cuello a quien intenta vivir, vivir ajeno al dinero, y arrancarle la vida. ¡Se acercan malos tiempos muchacha, se acercan malos tiempos! Si las cosas van como van, no quedará para el futuro mas que la muerte y la destrucción de estas masas industriales...

                                 12 de agosto de 2012




No te detengas

16 de diciembre de 2012



No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tú puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
"Emito mis alaridos por los techos de este mundo",
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros "poetas muertos",
te ayudan a caminar por la vida.
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los "poetas vivos".
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas.

Walt Whitman

No te rindas


13 de diciembre de 2012



                                                  No te rindas, aún estás a tiempo
                                 De alcanzar y comenzar de nuevo,
                                 Aceptar tus sombras,
                                 Enterrar tus miedos,
                                 Liberar el lastre,
                                 Retomar el vuelo.
                                 No te rindas que la vida es eso,
                                 Continuar el viaje,
                                 Perseguir tus sueños,
                                 Destrabar el tiempo,
                                 Correr los escombros,
                                 Y destapar el cielo.
                                 No te rindas, por favor no cedas,
                                 Aunque el frío queme, 
                                 Aunque el miedo muerda,
                                 Aunque el sol se esconda,
                                 Y se calle el viento,
                                 Aún hay fuego en tu alma,
                                 Aún hay vida en tus sueños.
                                 Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
                                 Porque lo has querido y porque te quiero
                                 Porque existe el vino y el amor, es cierto.
                                 Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
                                 Abrir las puertas,
                                 Quitar los cerrojos,
                                 Abandonar las murallas que te protegieron,
                                 Vivir la vida y aceptar el reto,
                                 Recuperar la sonrisa,
                                 Ensayar un canto,
                                 Bajar la guardia y extender las manos
                                 Desplegar las alas 
                                 E intentar de nuevo,
                                 Celebrar la vida y retomar los cielos.
                                 No te rindas, por favor no cedas,
                                 Aunque el frío queme,
                                 Aunque el miedo muerda,
                                 Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
                                 Aún hay fuego en tu alma,
                                 Aún hay vida en tus sueños.
                                 Porque cada día es un comienzo nuevo,
                                 Porque ésta es la hora y el mejor momento.
                                 Porque no estás solo, porque yo te quiero.

                                 Mario Benedetti

Para que tú me oigas

5 de diciembre de 2012




Para que tú me oigas,
mis palabras
se adelgazan a veces
como las huellas de las gaviotas en las playas.

Collar, cascabel ebrio
para tus manos suaves como las uvas.

Y las miro lejanas mis palabras.
Más que mías son tuyas.
Van trepando en mi viejo dolor como las yedras,
ellas trepan así por las paredes húmedas.
Eres tú la culpable de este juego sangriento.

Ellas están huyendo de mi guarida oscura.
Todo lo llenas tú, todo lo llenas.

Antes que tú poblaron la soledad que ocupas,
y están acostumbradas más que tú a mi tristeza.

Ahora quiero que digan lo que quiero decirte
para que tú me oigas como quiero que me oigas.

El viento de la angustia aún las suele arrastrar.
Huracanes de sueños aún a veces las tumban.

Escuchas otras voces en mi voz dolorida.
Llanto de viejas bocas, sangre de viejas súplicas.
Ámame compañera. No me abandones. Sígueme.
Sígueme, compañera, en esa ola de angustia.

Pero se van tiñendo con tu amor mis palabras.
Todo lo ocupas tú, todo lo ocupas.

Voy haciendo de todas un collar infinito
para tus blancas manos, suaves como las uvas.

Pablo Neruda.
Veinte poemas de amor y una canción desesperada





miércoles, 20 de febrero de 2013

September Earth, Wind & Fire


Do you remember the 21st night of September?



                                                         

Mensaje en una botella


De todas las lecciones que la vida me ha ido haciendo aprender, algunas se han desdibujado con el tiempo pero otras han quedado tan grabadas en mi memoria que casi podría decir en qué páginas del libro están.
He aprendido que no es bueno renunciar a los propios sentimientos para complacer a otros. Que es necesario saber decir no cuando no se quiere decir sí. Que por mucho que corramos para alcanzar un sueño nunca va a llegar antes del momento en el que tiene que llegar. Que las cosas pasan, a veces porque sí y a veces porque no. Que la culpabilidad no es buena compañera porque al menor descuido se come tu almuerzo de ilusiones y se sienta encima de tus deseos, dejándote el corazón famélico y sin lugar donde descansar. Que nunca hay que renunciar a un sueño siempre que se tenga la certeza de que está bien soñado. Que hay que andar por la vida bien preparado, como un intrépido explorador, porque nunca se sabe en qué momento se va a cerrar una puerta dejándonos sin salida aparente, se nos va a venir encima un muro que parecía de lo más sólido o cuándo la tierra va a temblar bajo nuestros pies haciendo que se derrumbe todo lo que considerábamos perfectamente construido. 
He aprendido que no hay que arrepentirse de nada de lo que se hace, a pesar de que después de hecho parezcan locuras, pasos en falso o tiempo perdido, porque siempre llega un momento en que aquello que pensabas que no iba a servir para nada te puede salvar de caer al vacío. Que no se puede dar lo que no se tiene ni se debe recibir lo que no se desea porque engañarse a uno mismo es el mayor error que se puede cometer. Que a veces hay que tener paciencia para saber esperar y otras el movimiento es tan necesario como respirar y que solamente dejando hablar a nuestro corazón por boca de los sentimientos sabremos cuál es el momento adecuado para cada cosa. 
He aprendido que hay que luchar por todo y por nada, sin descanso,  y que es alentador pensar que tras cada batalla, en alguna parte, siempre habrá alguien dispuesto a curarte las heridas. Que siempre habrá alguien que te necesite y alguien a quien necesitarás porque es la simbiosis de la vida. Que por más páginas que aprendo de este libro y aunque acaso en algún momento resulte demasiado pesada su lectura, quiero seguir aprendiendo porque el día que deje de aprender habrá llegado mi hora.
He aprendido que si no liberas todo lo que llevas dentro encerrándolo en una botella y lanzándolo con fuerza al mar, nunca nadie podrá encontrarlo. He aprendido que queda tanto por aprender...

A.B.B.  20 de febrero de 2013


lunes, 18 de febrero de 2013

Gotas de alma

                        Por el grifo de la tristeza
                        va goteando
                        todo aquello que un día
                        me fui callando;
                        una gota de duda,
                        dos de amargura,
                        tres de una pena
                        que siempre perdura.
                        Las veo caer
                        mojándome el dedo
                        como un pensamiento
                        de quiero y no puedo;
                        me roza la duda,
                        me ataca la pena
                        y de la amargura
                        mi mano se llena.
                        La aparto despacio
                        mojada y exangüe
                        y en fila de a uno
                        caen hacia el desagüe;
                        sabiéndome a salvo
                        ahora ya me atrevo
                        a pensar que mañana,
                        compro un grifo nuevo.   
                       
                       A.B.B. 18 de febrero de 2013









Sangre con letras

El grupo sanguíneo de la mendas es AB+. Os lo cuento para que sepáis qué hacer si alguna de vuestras publicaciones me deja sin sangre. 
Una vez leí que es un grupo sanguíneo muy frecuente en la zona de Palestina. Casualmente mis nombres son hebreos y casualmente sus iniciales son las mismas que mi grupo. Será que lo de la memoria de pez me viene de nacimiento y querían facilitarme el asunto.
A saber qué hicieron mis antepasados por ahí. Menos mal que no me inquieta aquello de "de dónde vengo y a dónde voy".
¿Y vosotros en qué mar de sangre os bañáis?
Una tontería como otra cualquiera, lo sé.

A.B.B. 20 de agosto de 2012



Paseando recuerdos


El de hoy ha sido un paseo agradable. Olía a naturaleza mojada, no lo suficiente pero lo justo para realzar los aromas de los pinos, las adelfas, las escasas buganvillas y la dama de noche. Como siempre, mis pasos me llevan a lugares poco ruidosos y débilmente iluminados. He sintonizado  Onda Melodía, la mejor radio para relajarse y dejarse ir. He llegado a tal estado de relajación que me adormecía mientras caminaba imaginándome en un lugar que bien podía ser éste.
Quiero cientos de buganvillas, hibiscos y dama de noche. Y mar. Y susurros de olas que me acunen. Y arena en mis zapatos. Y puestas de sol doradas. Y miles de estrellas con olor a brisa marina. Y el sonido de la noche invitándome a soñar. Y que al abrir los ojos todo siga estando allí...

A.B.B. 20 de agosto de 2012


Sensaciones transpiradas


Cansancio absoluto. Pereza de todo. Intento hablar y me sudan las palabras, respiro y me suda el aire. Apago la luz y me suda la sombra, mi cerebro se está desangrando en un charco de sudor. Me estoy convirtiendo en agua y el agua es lo que más deseo. Sumergirme en agua para que floten mis palabras llenas de aire y la sangre de mi cerebro pueda navegar con las neuronas a toda vela. 
Una noche de lo más romántica.

A.B.B. 17 de agosto de 2012


Estaciones



Las estaciones tienen un encanto especial del que carecen los aeropuertos, por muy feas que puedan llegar a ser. Si pudiera, todos los días cogería un tren a alguna parte. El primero que pasara, traqueteando rumbo a lo desconocido. Sin equipaje, sin pensar si he elegido el camino correcto. El camino siempre es el correcto cuando lo único que importa es disfrutar del viaje. 
Ésta es la estación de metro más antigua de Europa, construída en 1896 en Budapest. Un día tuve la suerte de visitarla.

A.B.B.  31 de julio de 2012


Pippi Calzaslargas


Durante la comida he oído que es el 70 aniversario de Bambi, película que me dio tal llorera que recuerdo perfectamente en qué cine la vi y con quién. Hablando de dramas una cosa lleva a la otra y han aparecido Marco, Heidi, Calimero, La casa de la pradera y...la única serie que me hacía soñar y soñar: Pippi Calzaslargas.
¡Cómo olvidar a Pippi, Annika, Tommy, Pequeño Tío, al Sr. Nilson y a aquel padre pirata rey de los congoleses que casi siempre estaba de viaje!
"Vamos a jugar a mi casa que es como un castillo, vais a conocer a mi pequeño mono Mr. Nilson. Sé que os va a gustar un caballo que vive conmigo, si queréis montar le debéis llamar Pequeño Tío. Pippi  Calzaslargas, Pippilota para los niños soy, Pippi Calzaslargas sí señor esa soy yo. Un día también todos vais a conocer a mi papá, y es un capitán y ahora está viviendo en Tacatuca, me ha dejado una gran maleta llena de dinero para que lo gaste en miles de bombones y caramelos".
Nunca se me ha olvidado esta canción y espero que así siga siendo porque con ella recordaré las mil trastadas que hice por emular a Pippi, y el dulce sabor de la infancia.
Ahora no existiría. La meterían en un reformatorio que sólo abandonaría para ser diputada o incluso algo peor.

A.B.B.  13 de agosto de 2012


sábado, 16 de febrero de 2013

Sonrisa sin ánimo de lucro

Me enamoré de una sonrisa especial.
Una sonrisa de fuego y agua,
que al devorar renacía
de sus propias cenizas.
Una sonrisa que sonreía rocas
y a pesar de sus labios rotos
seguía sonriendo.
Una sonrisa de viento y arena,
que provocaba a su paso
tormentas sentimentales.
Una sonrisa que sonreía estrellas
queriendo rescatarlas 
de su cárcel de noche.
Una sonrisa de fuego, 
agua, tierra y aire,
de norte, sur, este y oeste.
Una sonrisa poderosa como la naturaleza
y delicada como la aguja
que señala los puntos cardinales.
Una sonrisa sin origen ni destino,
sin otra razón que ser para sonreír
y sonreír para ser.
Me enamoré de una sonrisa,
porque hay sonrisas que matan, y otras
por las que merece la pena vivir.

                                            A.B.B. 15 de febrero de 2013








viernes, 15 de febrero de 2013

Sobre ciudades amadas


Estoy aquí sentada pensando que siento predilección por cuatro ciudades españolas y ninguna es donde vivo.
BARCELONA. Siempre me ha gustado pero me enamoré perdidamente de ella cuando viví en Mataró. Cuando fui a Estoril, visité Sants, Nord y el Prat. Me encanta aterrizar y despegar en Barcelona. Me quedo embobada mirando por la ventanilla. Poco más pude ver, pero no me importa. Con olerla, ver el puerto de pasada con el bus y recordar, ya soy feliz.
SANTIAGO. Verdaderamente tiene algo mágico. No me cansaría nunca de callejear por su casco ni de ver a los artistas callejeros -mi ex cuñado (qué feo suena esto) hacía malabares en Platerías-.
LA BELLA EASO. El año pasado no pude ir y estoy como si me faltara algo. Realmente me falta. Me gusta pasear y pasear con mi amiga Mar y darle a los montaditos de txangurro, ir al mercado, las copitas en el casco...Me pierde todo. Con suerte espero ir este agosto, o lloraré tremendamente. 
Y por último...MI CÁI DEL ALMA. Qué voy a contar que no sepáis ya. Suspiros, morriña y un agujero en el corazón. No llegó a dos años el tiempo que pasé allí pero estoy llena de ella.
Algo he hecho mal. No sé el qué, para tener que recordar en vez de estar disfrutando. Feliz noche y que los recuerdos os sean llevaderos.

A.B.B. 25 de julio de 2012

Nota: fui a Donosti en agosto. Lo de Cái...llegará.


Altos vuelos

El vuelo de las 16:45 con destino a un agradable sueño está a punto de despegar. Rogamos abrochen sus cinturones y pongan sus móviles en modo avión o habrá problemas diplomáticos. La duración estimada del viaje dependerá de si las condiciones son favorables o no. El capitán Hipnos, su copiloto Morfeo y el resto de tripulación, les da la bienvenida y les agradece viajar con nosotros. 
Pues eso, que me voy a tirar en el sofá a cerrar los ojos y a soñar con tipos de interés que nada tienen que ver con la economía.

A.B.B.  22 de julio de 2012



Andamos textuales

"El verso por donde quiera que se quiebre  ha de dar luz y perfume 
-José Martí-

"Los dioses facilitan el primer verso; los demás, los hace el poeta
-Paul Ambroise Valéry-


A.B.B.  20 de julio de 2012




La bella y la bestia

Esta tarde me he tragado un trozo de una peli que se llama El corazón de la bestia. No me preguntéis mucho de qué va porque me he quedado dormida. Algo así como un guaperas muy malo al que le echan una maldición -de esto me he enterado porque he visto el final-, y se queda como en la foto. Ha sido verlo y darme casi tanto miedo como algunos otros que hay por ahí. Total,  que al final va y se convierte en un rubio ñoño. Qué tristeza.
¡Si ya digo yo que no hay nada como el infierno!

A.B.B.  15 de julio de 2012




Sobre brujas y otros cuentos

Tengo una clienta que es igualita, igualita a ella. Disimula muy bien. La varita la debe esconder en el bolso y parece agradable. Pero a mí no me engaña. Cuando la veo me entran ganas de darle una patá de bruja cabreada por hacerle la puñeta a Shrek. Espero poder contenerme

A.B.B.  7 de julio de 2012



Un arma peligrosa


No soy sexy, ni despampanante, ni voy a la última. Pero soy peligrosa y voy armada. Poseo el don maléfico de la palabra, cargado con munición procedente de los mismos abismos del corazón. Sus ráfagas pueden provocar lo peor. Pueden herir la sensibilidad e incluso matarla. No aptas para corazones débiles o fatigados. Y no es broma. YO NUNCA BROMEO.

A.B.B.  4 de julio de 2012


Carta a los reyes

Qué guapo me parece este hombre. Me lo pido para Reyes.
O total...me lo pido ya. Los Reyes nunca me hacen caso.

A.B.B. 18 de junio de 2012



Santos y demonios


Hace muchos, muchos años creía en los santos. En concreto en éste. Después de que se lo comiera un ogro, como dice alguien por ahí, no me quedó más remedio que hacerme atea. Ahora sólo creo en demonios tatuados que galopan a lomos de sus amantes quemando ruedas y viviendo al límite. La culpa es de los ogros, ya lo decían en los cuentos.

A.B.B.  15 de junio de 2012


Paradojas


En muy contadas ocasiones me dedico a pensar y casualmente me ha tocado estos diez últimos minutos. A saber cuándo se repetirá.
He llegado a la conclusión de que soy una paradoja ambulante.
Tengo vértigo pero me encanta cotillear por la ventanilla del avión. No me gusta el dulce muy dulce pero me encantan la nata y la mermelada. Odio el frío pero me encanta la nieve. Me molesta la luz pero me encanta el sol. 
¿Es grave, doctor? Si pienso diez minutos más, no quiero ni pensar en qué me convertiría.

A.B.B.  22 de mayo de 2012



El reloj

Se me está espanzurrando el reloj biológico. Ya no me entero ni de la hora de comer. Igual será porque lo tengo un pelín machacado como podéis comprobar. Eso sí, el jodío en el curro funciona perfectamente, no es capaz de adelantar horas, ni minutos siquiera para hacerlo más corto.

A.B.B. 21 de mayo de 2012



La llamada del sueño


El sueño está llamando a mi puerta. Voy a abrirle antes de que se canse de esperar y se vaya. Con una frase de un gran mago de las palabras le daré las buenas noches y lo invitaré a pasar.
"Estamos hechos del mismo tejido que nuestros sueños" -William Shakespeare-

A.B.B. 16 de abril de 2012


jueves, 14 de febrero de 2013

Inspiración desde otras manos

Después de escuchar una gran canción, cortesía de un gran hombre, voy a probar suerte con Morfeo a ver si tiene a bien acogerme rapidito en sus brazos, que últimamente me tiene abandonada. Feliz noche de viernes y un gran sábado sabadete.


Los que sueñan de día son conscientes de muchas cosas que se les escapan a los que sueñan sólo de noche -Edgar Alan Poe-

A.B.B. 31 de marzo de 2012